Revoltijo (49) – Putas todos

Hay un detalle que define bastante bien la idiosincrasia española. Aunque creo que define bastante bien en general también el temperamento occidental; diría que incluso concretamente la mentalidad europea.
Ganar dinero –ya sea mucho o muy poco– haciendo algo que te guste de verdad (DE VERDAD), en líneas generales está mal visto. No es serio. No ha lugar. No tiene futuro. Etc.
El origen de esta actitud podría ser complejo de analizar, pero seguramente haya algunos factores clave bastante claros.
A título particular, desde hace un tiempo comencé a ingresar algo de dinero (la cantidades varían) por el método de incluir publicidad en mi otro blog. Fue algo que me ofrecieron, y como es algo puntual, que funciona por links y palabras clave y no da el cante, no pensé que pudiera ser molesto para el lector.
Aun así, me llegaron algunos correos preguntando por esa publicidad, o “informándome” de que me estaban colando publicidad en el blog (cosa que también pasa). Al responder que en parte esa publicidad me generaba ciertos ingresos, recibí alguna contestación seca. Una frase de uso bastante común en según qué mentalidades es esa de: “Te has vendido”. Pero es importante el contexto. Esa frase no se usa si estás desempeñando un trabajo del que te quejas todo el tiempo y que solo aguantas por el sueldo; esa frase te la echarán a la cara si estás ganando un dinero que quizá ni tan siquiera esperabas, y encima haciendo algo que elegiste hacer porque disfrutabas haciéndolo. Esto les pasa sobre todo a algunos Youtubers (hablé ya de ellos en el anterior post); en muchos comentarios a sus videos se denota una rabia que parece tener su origen en el reproche de que si quieres pasta tienes que pasar “por el tubo” (es decir, sufrir en mayor o menor grado), y que ganarla pasándolo bien o profundizando en algo que te apasiona (y que además compartes) es cosa de capitalistas hipócritas (¿?). Es paradójico el que esta gente que ataca así a Youtubers y demás parecen ser los más capitalistas en realidad; ya que parecen empeñados en que su actitud ante la vida sea de hormigas obreras y sufrientes al servicio de un sistema, empeñados en que la pasión propia ha de ser algo secundario, y jamás el motivo central por el que uno pueda salir adelante, aminorar problemas económicos o incluso ganarse la vida.

Esa frustración de no saber qué te gusta, qué quieres, quién coño eres. Ese parece ser el núcleo central de esa idiosincrasia tan española. Estar vacío no es necesariamente ir por ahí como un zombi, es algo bastante más profundo, y está muy arraigado. Cuando la mayoría de gente se ve abocada a dedicar la mayor parte del tiempo de su juventud a labores que no les incumben más allá de la nómina, ahí es donde está la auténtica prostitución de la sociedad. La que la mayoría practicamos cuando no queda más remedio. La prostitución originaria, la del sexo por dinero, no la llaman así porque a esas mujeres les guste vender su cuerpo, sino porque es algo desagradable, supervivencia a secas. POR ESO es prostitución. La prostitución en términos laborales no es la excepción, sino la norma. E intentar darle la vuelta a eso crucificando a cualquiera que se gane –o intente ganar– cuatro duros haciendo lo que le gusta, no es más que un acto penoso, dolorosamente hipócrita, pero sobre todo desesperado. Es el colmo del neo-capitalismo. Un síntoma claro de hasta qué punto tenemos podridos el sistema educativo y el sistema laboral.

Tetas del día (Jessica Nigri)

Tetas del día (Jessica Nigri)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s