Revoltijo (48) – Enhorabuena, chavales

Todo está lleno de “gente realista”. Son esas personas que suelen creerse casi un modelo de conducta; esas personas a las que la sola idea de la muerte –en lo relacionado con ellas– les debe parecer un mito; o que creen a cierto nivel que son inmunes a la mierda del mundo porque ellos lo han hecho todo según se indicaba en el libro de instrucciones. Hay la tira de gente así, y algunos dan rienda suelta pública a su seguridad y sus filosofías, a sus distintas formas “sutiles” de mirarte por encima del hombro. Son personas que creen que la Época es esta y Ellos son el Ejemplo. Son personas que no dudarán en decir que ellos también tienen muchos defectos (de ese modo en que alguien se arregla y limpia concienzudamente la casa y luego te recibe diciendo que le has pillado por sorpresa). Son personas casi siempre con Formación universitaria (acabada y con su lacito), y con una chuleta mental de tres líneas con la que presentarse a quien haga falta (y en varios idiomas). Son personas de cualquier ideología, y a menudo adaptan esa ideología según les interese. Son quienes copan los medios y los cargos de responsabilidad; todos los primeros poderes estatales, incluido el periodismo. Son los primeros espadas administrativos. Y sobre todo son personas cuya concepción de la vida, la sociedad o el mundo, no admite variables u otras opiniones (aunque por supuesto enseguida salten cual piloto automático que se activa para decirte que respetan todas las opiniones). Son personas que nunca admitirán esa rigidez propia, porque también son personas cuya idea del respeto no se basa tanto en respetar de verdad como en ofrecer una imagen o una frase hecha de respeto (adoran las pequeñas jerarquías). El sentido común de este tipo de gente es el que impera. Su línea de pensamiento es la que define la vida de mucha gente, y muchos jóvenes quieren ser algún día como Ellos; o como Ellos mismos dicen muchas veces: Ser Alguien (porque al parecer no eres nadie durante una buena parte de tu vida, una idea muy propia y productiva del Sistema Educativo aún reinante).
Esta clase de personas suelen salir a relucir muy habitualmente entre los periodistas de cierta edad y con cierto caché. Los medios de comunicación suelen ser la forma de detectar mejor a estos elementos brillantes de la sociedad. Me ha llamado la atención últimamente este tema en relación con los llamados Youtubers; individuos que por supuesto son para estas personas tan seguras un blanco fácil en el que proyectar todo su realismo y sentido común.
Y qué es lo que hace que algunos Youtubers, cuando son entrevistados en los medios, sean un buen blanco para las miradas subrepticias y por encima del hombro y los comentarios venenosos y etc. de estos periodistas/personas cualificadas y MUY conscientes de que lo son y del esfuerzo terriblemente honorable que han hecho por serlo, etc. Pues los Youtubers son un blanco fácil porque algunos de ellos están ganando dinero (seguramente más que los periodistas honorables e inmortales) haciendo algo que les encanta. Y no me refiero a que les guste hacer lo que hacen por la pasta o porque no sea un trabajo físico o sea de Alto Perfil, etc., me refiero a que les apasiona, a que, evidentemente a toda esa clase masiva de personas con Sentido Común no les va a cuadrar para nada todo ese rollo de pasarlo teta y a la vez ganarse la vida. O sea, ¡pero qué mierda es esa!, ¿qué mierda es esa si el sacrificio y la Formación lo son todo y la única forma de ser una Persona Inteligente y con Herramientas Intelectuales Aceptables…?
De modo que, en las entrevistas, esos periodistas –y en nombre de todas las personas responsables y tituladas y multiidiomáticas y entregadas a carreras y trabajos de alto perfil– aun sabiendo que el chaval que hay delante se gana la vida perfectamente y partiendo del mismo principio por el que se la ganan ellos –es decir, publicidad asociada a contenido = dinero–, aun sabiendo que en el fondo ambos (Periodista y Entrevistado) están en la misma jungla caótica saliendo adelante como pueden. Aun así, el periodista dirá cosas como “¿Y qué harás cuando esto se acabe?”, “Te lo pasas muy bien, pero supongo que sabes que esto puede ser una moda”, “¿Cuántas horas dedicas a ello?”, “Y dices que has dejado la carrera porque no podías compaginarlo?”. Pero no son tan importantes las preguntas como el tono. Cuando el periodista curtido en mil batallas ve que no acaba de conseguir poner en un brete al –casi siempre– joven entrevistado –que aún no es nadie porque no ha acabado sus estudios y encima se-gana-la vida-con-algo-con-lo-que-lo-pasa-bien-venga-hombre-no-me-jodas– entonces comienza a preguntar sobre el dinero; y de hecho lo comienza a traducir todo a términos económicos. De golpe el chaval que tiene delante no es alguien que se lo pasa de cojones echándole horas a algo con lo que se gana la vida, de golpe el chaval es una Empresa en sí mismo. Y como tal, el periodista, muy profesional e incisivo él, le pregunta cuánto dinero ingresa esa empresa. La cosa está en reducirlo todo la cuestión económica, que es la cuestión en la que el periodista y todos los de su Sentido Común lo han basado absolutamente todo; y para lo cual solo cabía hacer esfuerzos tremendos y sacrificar muchas horas que habrían dedicado a otras cosas pero que no lo hicieron porque eso era una irresponsabilidad. Es decir, se trata de la clase de persona que no entiende que el Esfuerzo puede ser eso que no esté en la ecuación como parte de un plan elaborado para ganar dinero, sino como algo que llega por defecto cuando comienzas a hacer algo solo porque quieres y te gusta y que a su vez puede atraer también al dinero. Lo que parece joderles más a estos entrevistadores enterrados en esa sempiterna –llamémosla–: coherencia neo-capitalista, es que estos chavales que están ganándose la vida con una de esas cosas que los mismos periodistas quizá dejaban de lado disgustados de más jóvenes para dedicar tiempo a Lo Importante, nunca lo planearon, fue un proceso natural. Lo que quizá les jode indeciblemente a esos adalides del sentido común, es que haya quien pueda ganarse la vida simplemente siendo uno mismo y haciendo lo que le gusta hacer. O sea, que esos chavales, incluso con todos los filtros e impedimentos, han generado un modelo de negocio solo echándose unas risas, obviando lo que se les decía y mirando hacia delante. Han trascendido la rigidez académica y la laboral, han tomado la decisión consciente de dejar sus carreras, y no solo de eso, sino de comprender que más adelante podrían retomarlas Si Quieren, y que la vida no tiene un índice a fuego ni se rige por los mandatos de un cronómetro. Han demostrado que son la hostia de listos aun con un hueco en la pared en el que no hay un diploma sino un poster de GTA V, un juego con el cual pueden echar una partida, editarla, subirla a Youtube y conseguir millones de visitas a base de ingenio y creatividad. Han demostrado ser Personas donde otros solo parecen capaces de ser profesionales entregados a vete a saber tú qué causa. De mi parte, estos chavales solo van a recibir siempre una sincera felicitación como la del título de este post. Sin ironía ni risas hieráticas ni preguntas estúpidas.

tet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s