Revoltijo (45) – Especial veraniego. Seguimos siendo las putitas del gobierno.

Esto es España, sigue siéndolo. Y llega un punto en que ya no sabes qué quieres que pase. No sabes si quieres que alguien cometa un atentado sin víctimas o si es mejor que simplemente le peguen un tartazo al presidente en directo; o si votar en las siguientes elecciones o no, cosa que ahora mismo sigue pareciéndome una perdida de tiempo (votar). Esperas ver arder un par de plazas algún día, un par de montañas de escombros, quizá los escaparates de unos cuantos starbucks reventados (siempre mejor multinacionales que pequeños negocios). Esperas ver caos de una buena vez, ver que la gente de a pie de tu país copa las portadas del extranjero, que al menos hay indignación de verdad y no seguimos quedando como las mayores putas de este gobierno, y ya de paso del europeo. Esperas ver algo más allá de las manifestaciones pacíficas estándar que es obvio que aquí no sirven de nada. No quieres que haya grandes catástrofes ni desgracias en las calles, pero quieres que pase ALGO de una vez, que esto no vaya siempre por ciclos de indignación-adormecimiento-indignación, o siga parapetado en una democracia falsa con la que los gobernantes hacen lo que les da la gana (y ahí va tu responsable voto).
En pleno agosto es probable que nadie lea esto. Y a eso me refiero. En España el gobierno ha estirado el chicle de sus (increíbles) marrones hasta culminar con falsas comparecencias en la época en que sabía que podía salir airoso, y en que estaría a salvo de la presión social. España es el país sedado por excelencia. Es como si ahora también tuviéramos un trimestre para protestar, y que al llegar los meses de verano ya nos tomáramos un descanso (de todo). Merecido descanso, lo llaman. Nunca cambia, hay unos meses para trabajar, otros para descansar, la mayoría de veces ninguno para ser uno mismo… y ahora también hay un mes para protestar. Pero la cosa no pasa de ahí.
Hace tan solo unas semanas, estaba convencido de que la situación social llegaría a un punto de ebullición insostenible, y que tenía que pasar algo, quería escuchar la explosión, ver sentir vergüenza a los que nunca dicen sentirla, ver dimitir a alguien o ver a alguien pasarlas realmente putas por su ansia de poder.
Pero justo en el momento crítico, justo un día antes de las manifestaciones que había programadas para pedir la dimisión del presidente de este país, va y descarrila un tren en Santiago de Compostela y mueren casi 80 personas…
Es evidente que eso nos dejó mal cuerpo a todos; y también que los medios se iban a volcar como carroñeros mucho más allá de la información sobre la catástrofe con la excusa de la investigación y demás (obviando casi totalmente todos los demás temas). Y enseguida supe que también era obvio que esa desgracia le iba a venir al gobierno de narices para una buena descompresión social. La burbuja de indignación que parecía a punto de estallar, se desinfló y volvió a tierra como uno de esos dirigibles antiguos, pero sin arder…
Rajoy se dio un paseo por el accidente, envió una cagada de nota de pésame que ni se molestó en escribir, y después debió preparar su comparecencia/tomarnos-a-todos-por-sus-putas-otra-vez ya muy tranquilo sabiendo que las aguas mediáticas y sociales habían vuelto a su cauce. Tranquilidad, el agosto ya estaba encima. Cuando el verano acabe y la gente se dé cuenta de que durante este mes se han seguido recortando derechos de todo tipo, cuando vuelva a llegar otro trimestre de protesta, espero que no volvamos a tener tanta mala suerte como para tener que afrontar otra desgracia descompresora para el gobierno (y trágica para las personas) como la de Galicia. Aquí, sea como sea, siempre acaban pagando y muriendo los mismos, si no por la ruina, por la mala suerte.
Un conclusión sería que, el gobierno aquí está tan jodidamente podrido, que un buen accidente con decenas (o centenares) de víctimas no supone tanto una crisis nacional como un golpe de aire fresco para nuestros gobernantes.
Dónde están los Lee Harvey Oswald cuando se los necesita de verdad… (y ya no sé si bromeo).

Tetas del día (modo: necesitamos una buena azotaina)

Tetas del día (modo: necesitamos una buena azotaina)

Anuncios

2 pensamientos en “Revoltijo (45) – Especial veraniego. Seguimos siendo las putitas del gobierno.

  1. Pingback: Revoltijo (45) – Especial veraniego. Seguimos siendo las putitas del g… | Esssssssspaña

  2. Pingback: No Title | Esssssssspaña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s