Revoltijo (40)

A propósito de la chica Salvadoreña que está de actualidad, hoy trataré en este blog por ¿primera? y última vez el tema del aborto. Un asunto que será todo lo complejo y delicado que sea, pero que para mí, a su vez, está muy claro. Mucha gente tiene una especie de manía absurda con crear dos bandos sea cual sea la situación. Al parecer tienes que vestir uno u otro color; ha de haber dos camisetas como en el fútbol para todo. Supongo que porque la otra opción sería pensar de verdad, y casi nadie está para eso (eso podría minar ciertas ansias de lograr cierto tipo de metas, o condicionar ciertas actitudes optimistas que no son más que pose). Incluso la inteligencia se quiere medir, las aptitudes, nos quieren a todos en un bando u otro, perdedores o ganadores, morales o inmorales, para así poder archivarnos con una etiqueta (en este caso, abortista o antiabortista). Es ese rollo de seguir alimentando jerarquías éticas claras. Esto es algo que se potencia ya desde mi “amado” sistema educativo, y que luego llega a los medios, que con grandes titulares siguen alimentando esa simplificación de las personas, todas definidas por un número (o varios) y clasificadas en carpetas muy concretas que no admiten matices.
Un ejemplo demoledor es el bipartidismo político en España, algo con lo que no me alargaré, y que define perfectamente la ignorancia basada en esa querencia de pertenecer a un bando pase lo que pase, y así no tener que llegar a conclusión alguna por uno mismo. Te adhieres y haces tuya una ideología aunque ni sepas en qué coño estás metido.
El tema del aborto es otro de los ejemplos claros de este modo absurdo de “enfrentarse” a las circunstancias.
Yo no estoy en contra del aborto, y tampoco estoy a favor. Porque es algo con lo que hay que valorar el asunto, meditarlo, no se trata de ganar o perder. En este sistema tan cojonudo que los políticos quieren volver a reflotar (aunque sea a costa de cargarse la clase media) en lugar de reformularlo, yo estaría clasificado entre los pro-abortistas. ¿Pero qué significa eso?, ¿que a mí me gusta que la gente aborte?, ¿o que me da igual que lo hagan? Da la sensación de que cierta caverna social católica se ha apropiado el tema, y lo ha disfrazado de estar a favor o en contra de la vida… Es, creo yo, lo que se llama: el enfoque religioso entendido con el culo.
Si una mujer se queda embarazada y por los motivos que sean –que siempre serán personales–quiere abortar, abortará. Y para mí es una obviedad que la mujer está antes que el feto, y en mi opinión el sistema debería facilitar el aborto siempre que la vida de la propia mujer no corra peligro. Es así de “sencillo”. Y eso no quiere decir que un aborto me parezca algo liviano o agradable.
Según las leyes de El Salvador, la mujer tenía que tener el hijo sí o sí. Y hasta tal extremo han llegado que, incluso con el riesgo de que murieran por enfermedad tanto el crío como la madre en el parto (riesgo que el aborto evitaba), la han obligado a parir. Finalmente la madre ha sobrevivido (supongo que de chiripa), y ha echado al mundo a un niño de medio kilo (entre otras lindezas), y obviamente muerto…
¿Qué clase de sentido común o fe ha obligado a esa mujer a tener ese trauma? Porque la mujer no ha muerto, pero en lugar de suavizarle el maltrago, lo que han hecho es hacer que pase por el parto arriesgando su vida y haciendo que la putada de perder al crío haya sido aún mucho peor de lo que podría haber sido practicando un aborto, más cuando ya se sabía que aquello solo podía acabar mal o peor.
Pero han preferido que casi acabe peor…
Una parte de mí se pregunta qué mierda hubieran pensando todas esas gilipollas que pasean carteles antiaborto si la madre también hubiera muerto, sabiendo que se le podía salvar la vida practicando el aborto. ¿Quién era pro-vida aquí?…
A veces ni tan siquiera hace falta pensar, solo tener un mínimo de empatía, de humanidad, cosa que uno puede tener perfectamente siendo ateo o agnóstico, pero que parece que otros no saben tener aun albergando creencias supuestamente basadas en el perdón y la bondad más puras.
Creo que estas cosas casi trascienden la ignorancia, sobre todo en países supuestamente evolucionados, al menos culturalmente. No culparé de católicos estúpidos a personas que viven en países subdesarrollados de toda la vida, porque se aferran quizá a lo único que pueden, y los que vivimos en países culturalmente más ricos no carecemos precisamente de culpa de que eso sea así. ¿Pero qué mierda pasa por la cabeza de la gente que vive en países culturalmente varios años por delante? ¿Cómo uno puede ser tan limitado a todos los niveles, tan poco capacitado para valorar problemas tan habituales, tan de toda la vida? ¿Qué clase de conversaciones mantienen en esos corrillos mayormente católicos? Y sobre todo, ¿cómo coño pueden creer que Jesucristo también se haría un cartel con rotuladores para ponerse ante una clínica e insultar a las mujeres que, seguro tras muchos días de pasarlo muy mal antes de decidir abortar, finalmente han concluido que es lo mejor, dentro de lo malo, que pueden hacer? ¿Cómo se puede simplificar y hacer dos bandos de esa manera de un tema tan y tan jodido para una mujer? Tan simples son, y tan jodidamente ignorantes, que incluso ellos sí son capaces de encajar perfectamente en una etiqueta de mierda, porque son personas completamente vacías de aristas o matiz alguno. Y muchas además creyendo en el cielo, en Dios, en la vida de sus almas después de la muerte. Realmente creéis, antiabortistas católicos, que si realmente hay un cielo, un infierno y un Dios rebosante de sabiduría, ¿¿vosotros tenéis muchos puntos para ir al cielo?? A mí me da igual, yo no creo, lo digo por vosotros…
Y si no eres creyente y estás a favor de la ilegalidad el aborto… ¿¿¿cuál es tu puta coartada???

Tetas del día (para relajar el ambiente)

Tetas del día (para relajar el ambiente)

Anuncios

Un pensamiento en “Revoltijo (40)

  1. Poco que añadir tras leerte, muy bien explicado. El aborto no es una vanalidad, como tampoco lo es tener un hijo que según que circunstancias puede ser peor. ¿No tenemos libertad? cada cual debe aguantar su conciencia y sus hechos, que ya es bastante, como para soportar la opinión de la gente con doble moral, haz esto que yo no hago.
    Como dice mi madre, los que más tienen que callar son los que más hablan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s