Revoltijo (37)

Veo por facebook una de esas páginas-sugerencia, para que le des al Me gusta (no le he dado). En ella hay un post de algún blog marcadamente “femenino” (y aquí las comillas son importantes), en el que se habla de no sé qué encuentro de eso pijoteramente llamado Tuppersex (están de moda los términos pijoteros).
Hay desde hace tiempo una tendencia mediática muy generalizada que está definida por la creencia de que hablar “abiertamente” sobre sexo es moderno y divertidísssimo; cosa que no tiene por qué no ser así, pero… la verdad es que el tono chismoso y mierder suele ser siempre lo que abunda cuando se trata de esos mundos chupiguays de veinteañeros/as y treintañeros/as deseosos por figurar y demostrar lo expertos y avanzados que son en cualquier materia supuestamente “delicada”.
Casi ni hace falta decir que todo lo relacionado con debates y encuentros picarones modernetes que giran en torno al tema (no digamos los que incluyen sexólogas mediáticas), me da una rabia que no sé bien cómo definir. Es como espiar por un agujerito al estilo Porkys a un grupo de chicas que, en lugar de desnudarse, ducharse e irse a hacer algo, lo que hacen es pasarse entre ellas una batidora-vibrador y soltar risitas estúpidas de esa forma que suena a “uy-que-traviesas-somos-y-qué-modernas-y-un-poco-guarrillas-pero-no-pero-sí-jijijiji-uy-si-ahora-me-viera-mi-novio-oish”. Es ese ambiente teóricamente “femenino” que parece albergar más misoginia en el fondo que un tipo hartándose de cervezas viendo el fútbol mientras manda a su mujer a por algo para picar…
Sé que no me estoy sabiendo explicar, pero es lo mismo que siento cuando veo publicaciones supuestamente dirigidas a las mujeres, y todo está relacionado con asuntos superficiales y una reafirmación del “sexo débil” siempre situada en un contexto que malentiende la enormidad de lo que ha de significar ser mujer, reduciendo esa condición a la mínima expresión perfumada, y encima disfrazando ciertos artículos de grandes discursos éticos (después de 50 páginas de productos de belleza y fotos de veinteañeras colocadas de photoshop). Creo que incluso dentro de un contexto que supuestamente quiere potenciar la igualdad, la mujer sale retratada de tal modo que parece que solo deba existir un tipo de mujer (¡y nada más!). Se ha avanzado mucho, dicen algunos. Y que yo sepa la tira de mujeres siguen cobrando menos que un tío haciendo el mismo trabajo, pero da igual, porque ahora tenemos Iphones, hablamos de sexo como de fútbol, y hacemos reuniones de Tuppersex (divertíssssimas), que viene a significar la reivindicación de la mujer avanzada en cuanto al sexo igual que el estereotípico desfile del orgullo gay significa que aún estamos enterrados en fachas. De esta forma se confunde el follar bien con el atreverse a hablar de sexo, cuando además creo que si hay una cosa divertida a la práctica y horriblemente aburrida en la teoría, es el sexo.
Todo eso ha desembocado en secciones en programas de tele y radio, que son como para entrar en el estudio y pegarle un puñetazo a cada uno. O esas reporteras que salen a la calle y hacen preguntas “picaronas”, y la gente reacciona con risitas como si aún estuvieramos en los años 50. Intenta ser todo tan cool, y acaba resultando tan rancio…
Evidentemente se comercia con el asunto, y además, en cuanto al sexo en concreto, se potencia la idea de que todo gira en torno a él (¿lo hace?). Un asunto muy complicado. Y por eso mismo muy explotado de una forma bastante criticable. Hubo (y no sé si sigue habiendo) una sección en un programa de radio: en él se ponía a prueba a las parejas; una locutora ponía voz de zorrón (se ve que si eres mujer solo ligas así), soltaba memeces mil veces dichas e intentaba ligarse a un tipo vía telefónica mientras la novia del tipo escuchaba toda la conversación. Ese “experimento” se hacía de varias formas distintas, y obviamente la tira de veces se descubrían infidelidades, y todo acababa en gritos e insultos mientras el típico locutor de FM de repente se volvía ético e intentaba poner orden…
Sé que he metido conceptos distintos en el mismo saco, y que a veces la gente hace las cosas para echarse unas risas y nada más; pero es bastante obvio, si lo piensas un momento, que, como con casi todo, no se ve evolución significativa alguna, sino más bien torpeza, una nueva piel y basta, codicia, poca reflexión, y hasta en ocasiones cierto ímpetu por restar importancia a cosas que, por más que todos las asociemos al cachondeo y la tontería, conforman una parte importante de la vida más íntima de las personas.
Estando de acuerdo en que tanto la mujer como el sexo son asuntos capitales, a ver si empiezan a surgir ya especialistas, periodistas y creativos que no conviertan esa temática en un pozo de vergüenza ajena recurrente, estereotipos y clichés que al final solo son un nuevo tipo de misoginia (aunque sea marca apple).

Y por si he sonado demasiado a feminista radical -y para que la gente “cuerda” me pueda criticar si quiere- una nueva entrega de Tetas del día

Y por si he sonado demasiado a feminista radical -y para que la gente “cuerda” me pueda criticar si quiere- una nueva entrega de Tetas del día

Anuncios

Un pensamiento en “Revoltijo (37)

  1. Justo le comentaba a una colega que no me voy a unir a una manifestación supuestamente en contra del aborto cuando el lema es “tócale el pito a Gallardón”, una provocación muy “””moderna””” y nada útil. Rancio, es la palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s