Revoltijo (24)

No iba a escribir este post, porque no he encontrado la foto que quería para ilustrarlo, la cual salía publicada hoy en un anuncio del Diari de Terrassa. Aun así, lo intentaré. La foto ya era de por sí suficientemente descriptiva para lo que quiero abordar, que no es más que el tema de nuestros viejos amigos los cánones estéticos establecidos. Eso que nos condiciona parcialmente a todos la vida, pero sobre todo a las mujeres.
Dicha foto estaba ahí para ilustrar la publicidad de cierta clínica de estética. La descripción junto a ella (obviamente sin ahondar en nada) aseguraba que en ese lugar podían hacer reducir el tamaño de tu estómago (sin cirugía), de tal forma que al comer quedaras saciado enseguida para por fin poder ser pronto una persona delgada, y al parecer, por ende, feliz y atractiva.
La chica de la fotografía era una muchacha de cara bonita, sonriente, joven y rubia, encuadrada solo de cintura para arriba, y supuestamente con unos kilos de más. Es decir, que cualquier mujer que vea la foto y se parezca en hechura a la chica en cuestión, debería al parecer sentirse automáticamente inferior a las chicas que no tienen esos kilos de más… (imagino que lo de los “kilos de más” tiene que ver con lo que médicamente llaman, creo, Peso Ideal).
Como sea, esto es una mierda sin poder enseñar la foto, porque lo que me ha dejado pasmado, es que sin ni tan siquiera darme cuenta al principio, he visto a la chica en la página y lo primero en lo que he pensado es en lo buena que estaba. Luego, he visto el contexto, y será que yo debo tener unos gustos aberrantes y debería hacérmelo mirar, porque estando ella en ese anuncio supongo que lo que debería haber pensando es algo como: “qué lástima la rubita, con lo mona que es, si tuviera unos kilos menos…”
No quiero decir que yo no sea superficial en absoluto o que no tenga prejuicios o gustos propios; pero creo que una mujer realmente muy muy muy gorda (lo cual no era el caso de la chica de la foto, que en realidad solo me ha dado sensación de salud y de que ha tener una tetas maravillosas), para mí es tan poco agraciada como muchas de las chicas que se ven en las pasarelas de moda. No es tan difícil entender que entre esos dos extremos hay muchas mujeres, delgadas o con más kilos, y saludables, que son guapas y a las que no se debería estigmatizar ni comer la olla con anuncios como el que he visto. Me ha hecho pensar en esa treta comercial de: Nos inventamos el problema y luego vendemos una solución. El Diablo está siempre entre nosotros.

Además, me gustaría añadir que siempre he tenido una teoría sobre la percepción masculina en todo este asunto. Mi teoría es que los gustos superficiales de la mayoría de hombres no se ciñen ni se reducen a la mujer delgada (digan lo que digan, y aunque muchos bromeen de forma cruel sobre este asunto). Creo que tiene más que ver con la diferenciación entre la mujer que te pone y la que no. Y ahí el peso o el tamaño de los culos o las tetas, etc., creo que no son tan decisivos como nos quieren vender siempre. Un cuerpo se mueve y mira y se muestra de tal forma o de tal otra. El espectro de mujeres que a un hombre pueden resultarle atractivas es muy amplio; y es más, aun así, muchas, con la obsesión por adelgazar, han pasado de tener una expresión saludable y sus buenas curvas, a ser nada más que un saco de tendones, nervios, miradas, comentarios y ademanes hambrientos (¿eso pone cachondo a alguien?).

Tetas del día (dos euros a que son naturales…)

Anuncios

Un pensamiento en “Revoltijo (24)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s