Revoltijo (20)

Día 11 de septiembre, la Diada. (PEREZA.) No quiero que se me malentienda; independencia o no, como ciudadano y catalán de nacimiento, quiero un trato político y económico justo para Cataluña (como lo quiero para cualquiera), pero la verdad es que el sentimiento nacionalista relacionado con los simbolismos y el orgullo territorial, me cansa. Me AGOTA. Me parece incluso medieval. Tan rancio, trillado y ridículo como me lo parece la “fiesta nacional” o Eurovisión (en serio). En absoluto me parece algo que pueda estar ni cerca de ser sinónimo de inteligencia o cordura; y en cuanto a lo sentimental, creo que tiene tanto sentido como llorar por ver al Papa.

Siempre me he preguntado de dónde viene la necesidad vital de mucha gente de enorgullecerse de su país hasta el punto de pasarse toda la vida en eso. Muchos, millones a lo largo de la historia, incluso han matado por eso. Por remarcar fronteras y diferencias. Es el odio como opio de quien no sabe ni quererse bien a sí mismo ni a los demás. Es como cuando unos chavales forman una pandilla para torturar a los otros sencillamente porque no le encuentran (o no quieren encontrarle) sentido a sus propias vidas, a la vida en general y al mundo como el lugar natural en el que TODOS habitamos.
Creo que guarda relación con el mismo principio por el que mucha gente cree en Dios. Necesitan tener algo –y aquí dejo al margen a los países pobres–, un monolito al que venerar (supongo que eso es menos trabajoso que abrir un libro). Me parece lo mismo por lo que algunos se emocionan al ver una imagen de la Virgen. Me parece un síntoma de que no hemos evolucionado nada en muchos aspectos.
Iba a pegar algunas citas relacionadas con los nacionalismos, hay cientos que lo describen como el tumor de la humanidad que siempre ha sido, pero paso.
Creo que el nacionalismo debería reducirse a un leve patriotismo, anecdótico, simbólico; una bandera no debería tener mucho más significado que el cartel de la autopista en el que pone el nombre de la ciudad a la que llegamos.

Así pues, cuando veo que la gente sigue colgando banderas y sigue obcecada en no saber ver que la vida y las personas deberían estar muy por encima de un puto logo, (ya que eso se ha llevado de forma absurda muchas vidas…), ya ni siquiera me irrita. Solo me aburre. ME ABURRE MUCHO. A veces la vida puede ser brutalmente tediosa.

Banderófilos, buscaos un alma propia.

Tetas del día (modo rosa, símbolo del que para mí es el auténtico día de Cataluña; luminoso, buen rollo, libros, y nuestros amados tumultos)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s