Revoltijo (16)

Zapeo en la tele últimamente (después de bastante tiempo) y vuelvo a topar con ese concurso presentado por Emma noséqué, en el que el concursante gana si dice la verdad ante preguntas del tipo “¿Le atrae más sexualmente su cuñada que su mujer? (con la cuñada y la mujer entre el público). Al ver a la presentadora ejecutar todo ese proceso de morbo-y-punto, me reafirmo en que hay muchos oficios ética y moralmente más reprochables que la prostitución…

También podría ser que fuera un montaje, aunque en este formato concreto no lo parece, al menos no todas las veces. Uno se pregunta qué proceso de guionización tiene el programa, cómo se preparan las preguntas y cómo son capaces de sacar los trapos sucios de los concursantes… Como sea, da igual, y creo que cualquiera que aguante de una forma continuada semejante formato debería hacérselo mirar…

Digo que no sé si el programa es un montaje y que no lo parece, porque hay otro que es tan obvio que lo es, que la vergüenza ajena alcanza cotas difícilmente soportables. Me refiero a otro programa de la misma cadena que dan, creo, a mediodía, y en el que se celebra una especie de juicio televisado en el que cada uno de los participantes es un actor que intenta violentar y agrandar la polémica con cada intervención. El esfuerzo que hay que hacer para no sentir que le están tomando el pelo a uno como espectador, a mí al menos me supera, y no puedo entender cómo puede haber espectadores que entren en el juego e incluso opinen sobre los casos tratados (recuerdo: son mentira pero te los quieren vender como reales…). A los actores, que imagino tienen que improvisar a veces, se les nota tremendamente impostados, y en algunos momentos es como si a medio discurso se acordaran de que tienen que gritar y parecer muy indignados.

Ayer leí un artículo tremendo de David Foster Wallace, de su libro “Hablemos de langostas”, en el que analizaba cierto programa de radio americano sensacionalista. Entre muchas otras cosas, hablaba sobre la típica “excusa” de muchos medios, que dicen limitarse a ofrecer lo que el público quiere o pide o espera. En el sentido de que, el nivel del publico a nivel masivo es ése, y por tanto eso es lo que se le ofrece. Lo cual es como decir que no te puedes poner a jugar al ajedrez con un mono porque va a ser imposible, es un mono…, no le llega
Así pues, ¿qué valoración nos hacemos a nosotros mismos como personas, como consumidores, pero sobre todo como personas, formando parte de la audiencia de formatos así? Porque además, mucha gente dice sin ningún tipo de vergüenza, e incluso con orgullo, que ven esos programas… y le restan importancia, cuando yo creo que la tiene y mucha. Es la aceptación de que nos traten a todos como si fuéramos imbéciles; y es más, alguna generación ha crecido solo viendo mierdas de ese calibre. No quiero ponerme muy moralista ni excesivamente hipócrita, ni decir que la tele debería estar para educar, pero todo ese tiempo que mucha gente dedica a ver esos programas está a favor de la incultura y la imbecilidad en la balanza en contraposición con actividades de la vida que no solo tienen más calidad, sino que nos enriquecen a un nivel humano, y por supuesto son mil veces más placenteras (lo crea mucha gente o no).
¿Por qué somos tan orgullosos en ciertas situaciones, y cuando deberíamos serlo más y reivindicarnos como personas, seguimos encogiéndonos de hombros y sonriendo como gilipollas?…

Tetas del día (como siempre sanas y para el gran público)

Anuncios

2 pensamientos en “Revoltijo (16)

  1. Sinceramente, llevo mucho tiempo preguntándome lo mismo. ¿Por qué tanta gente (sobre todo mujeres) pierden el tiempo viendo esos programas y “leyendo” las revistas del corazón? Supongo que es porque la mayoría de la gente (de esos más de siete mil millones de personas en el mundo) es imbécil.

  2. Es más que probable que el programa de Emma García sea todo guión. En televisión rara vez se dejan cabos sueltos. Sobre programas-basura suelo tener intensas discusiones con amig@s que los ven, porque la tele “está para entretener”, o “no les apetece pensar.” Resumiendo muchísimo y poniéndome un poco bruta, si te entretienen ese tipo de programas es que estás muy cerca del animal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s