Revoltijo (14) – Especial Bill Hicks

Si tuviera que hacer una lista de diez artistas que me hayan impactado a un nivel realmente personal, entre ellos estaría sin duda Bill Hicks. Un cómico al que conozco hace unos años vía Youtube, y que resulta ser una de esas voces que, de repente, suena auténtica, desde las tripas y el corazón, como tan pocas veces las personas se expresan (ya sean artistas o lo que sean).
No digo necesariamente que siempre acertara o que fuera un referente a seguir. Más bien me refiero a la aparente facilidad (y los cojones) que tenía para intoxicar de contenido salvaje y reivindicativo sus espectáculos, sus monólogos. Siempre despreocupado de que le pudieran acusar de dogmático o pesimista o… de que le pusieran cualquier otra etiqueta de esas que la gente adora cuando oyen a alguien con quien discrepan o que les violenta.
En todo caso, Hicks se erige como un comediante que es capaz de tener una visión desmarcada de los medios y las teorías prefabricadas, del sentido común de diseño y la más hipócrita y hasta dañina corrección política.
Hicks se deja de hostias y ataca frontalmente cualquier forma de hipocresía o doble moral. No duda en intentar despertar al público y gritarle a la cara de cien formas distintas que deben pensar por ellos mismos, que es la única forma de avanzar con sentido.
Hicks, sin vergüenza alguna, diseña a lo largo de su carrera textos que no dudan en tener toda la –hoy en día aún insolente– intención de cambiar el mundo, intentando alimentar el primer paso para ello: el de darnos cuenta de que tal y como está, es en gran parte injusto, cruel y absurdo, y eso se refleja en cientos de detalles y actitudes que tenemos en la cara a diario.
Como muchos sabréis, murió en 1994 a los 32 años de edad (cáncer de páncreas), pero eso sí, dejando una huella en forma de videos corrosivos y totalmente lúcidos que solo podrían dejar indiferente a alguien que carezca por completo de auténtica empatía para consigo mismo (sí) y para con los que le rodean. (Por desgracia, eso es seguramente la mayoría de personas.)

Ha salido la noticia de que Russel Crowe quiere dirigir una película sobre el aquí tratado. Para la que falta aún guión y actor. Si la cosa cuaja –teniendo en cuenta que mucha gente sabrá que este tío existió por la peli–, veremos si realmente refleja lo importante del personaje: su mensaje; o si la trama se centra solo en su vida personal, relacionada con el alcohol, las drogas y el salir escaldado de más de un espectáculo (sobre todo en según qué zonas de Estados Unidos).

A continuación, lo realmente importante de este post, una pequeña muestra de lo que era capaz de soltar este hombre en los escenarios. Hay que tener en cuenta antes de ver los videos que las referencias son de los 80 y los 90, y en el contexto de su país, pero que todo es perfectamente adaptable a la actualidad y a escala global. De hecho lo es más que nunca.
(Y ojo, esto no es El club de la comedia, del que ni hablaré.)

(parte de un documental, el resto anda por Youtube)

(y parte final de su último show)

Tetas del día (modo Perry)

Anuncios

Un pensamiento en “Revoltijo (14) – Especial Bill Hicks

  1. Pues no lo conocía, reconozco mi ignorancia, pero nunca es tarde y agradezco que nos lo hayas descubierto a muchos.
    Ni tan siquiera hacía falta que dijeras lo del contexto, es totalmente extrapolable a nuestros días, el primero es absolutamente genial, y el del tabaco me ha llegado al alma… voy a fumarme un cigarro.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s