Revoltijo (13)

Por investigar algo, me he hecho una cuenta de Google+ que creo que no voy a usar. No es que haya investigado mucho, pero no me he enterado de nada sobre el mecanismo de dicha red social (que parecía que tenía que comerse el mundo)…

Viendo un gag de Berto hoy en Youtube en el que hacía de punky capitalista, he pensado en cuántos jóvenes serán así en la realidad, lleven el “discurso” que lleven, ya vayan –estéticamente– de punks, indies, heavys o lo que sea.
Me ha llevado a pensar en los punks de verdad, los de antes, que parecían cagarse más sinceramente en todo, y que aunque formaran parte de otro movimiento inútil más en términos de derrocar el sistema, al menos parecían menos hipócritas en cuanto a la relación: lo que digo/lo que hago.
Ninguno nos salvamos…

He leído una entrevista a Bebe en un dominical, es esa cantante que cae tan bien ahora a todo el mundo… y cuya actitud sin demasiado filtro, sumada a lo manipuladores que son los medios ya sea para ensalzar o hundir a quien se ponga a tiro, la han reducido en imagen pública a una chula soplapollas.
Da igual, un par de cosas interesantes (para mí, verdades) sí ha dicho. Vivimos en una época en la que hay que adaptarse –si no quieres líos– a un discurso o modo de argumentación tan políticamente correcto que a veces para decir lo que sea tienes que dar tantos rodeos que es posible que al final ni se sepa bien qué coño has querido decir.
Corrección política. Doble moral. Eso reina me parece a mí también, ahora más que nunca. Solo hay que darse una vuelta por las redes sociales para darse cuenta de que en cuanto a percepción siguen triunfando los extremos y la distancia irónica: (cuando como emisor dices algo que piensas pero lo suavizas con las formas de tal modo que no se sabe bien si lo piensas de verdad o no o… y así nadie se ofende). Es decir, para la mayoría de gente, si hablas claro, por más educado que seas, o estás con ellos o eres un troll.
Y a mí no se me da bien lo de la distancia irónica, de hecho ya se me ha malinterpretado más de una vez…

De todos modos, en esto de expresar una opinión, me sigue resultando extraño cuando dices algo y alguien te acusa ofendido de haber dicho una Verdad Absoluta para dominar a las masas o algo así… ¿Es que no está claro que lo que uno dice es la opinión de uno? ¿Hay alguien que hable con las opiniones de otro que no sea él mismo?…
(Por Dios… es posible que sí, incluso que sean legión…)

Hum…

En otro dominical de moda, encuentro el siguiente titular: “¿Quién dijo que Silicon Valley no iba de compras?”.
Es un texto muy… que habla de las chicas que se dedican al mundo de la tecnología, y que (¡sorpresa!) se ve que también pueden ser guapas y tener estilo. El tono es muy “feminista” (…), eso sí, siempre agrupando a todas las mujeres bajo el mismo paradigma superficial sobre cómo deben mostrarse para que quede claro que son mujeres (¡incluso aunque sean informáticas!). Todo basado en trapitos, por supuesto.

Y ahora, me voy a escribir uno de esos relatos que luego no lee casi nadie…

Tetas del día (modo políticamente incorrecto)

Anuncios

2 pensamientos en “Revoltijo (13)

  1. Es extraño escribir sobre cualquier tema y que siempre alguien venga a decirte que quién te crees que eres para afirmar ésto o lo otro, para meterte con estos o aquellos, que no todos son iguales y que vas de lista.
    No existen las verdades absolutas, si no generalizas no puedes hablar de nada, sería imposible, y de cualquier manera, escribo y opino lo que me da la gana, siempre procuro dejar una puerta abierta a la duda, una frase en la que manifiesto que no todo el colectivo al que critico es igual, que hay excepciones, pero ni por esas, se llevan mucho las orejeras blancas o negras, o conmigo o en mi contra, y las cosas no son así de sencillas

    • Es la cultura de los extremos, o conmigo o contra mí, nada “a medias” o fuera de mi mapa. Lo de que ser sincero solo trae calamidades es totalmente cierto. De hecho la gente ni siquiera suele entender que digas algo malo y luego algo bueno sobre lo mismo. Es eso, o estás a favor o en contra. La realidad tal y como es, es demasiado ambigua, compleja, demasiado incómoda de llevar. Da igual que seas todo buenas intenciones en el fondo, siempre preferirán la mentira agradable de alguien hipócrita que la verdad de cualquier otro. Además ni siquiera se trata de la verdad, sino de tu verdad, pero hay mucha gente que ese músculo de su verdad lo ejercita poco, y encima seguro que les irá de maravilla así..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s