Revoltijo (4)

Sentirse como quien presta un libro y en lugar de perder el libro pierde a la persona.
Es posible que algunos posts de este blog acaben siendo totalmente cerrados, en el sentido en que solamente yo los entienda. Pero creo que hay incluso libros enteros así que han funcionado de maravilla.
En cualquier caso, para seguir escribiendo es bueno no recordarse a uno mismo que no es Camus. O en su defecto, recordarse que no hace falta intentar igualar o superar a nadie para poder seguir viviendo/haciendo/experimentando… (aunque es obvio que este mundo/sociedad/sistema no te lo pone fácil para pensar así).

Además no se leerá el libro.

Acabo de sacar los brazos por la ventana para fumar y creo que solo en esos 5 m el sol me ha quemado.

Ver a una chica del barrio con quien te morreabas a los 15 con dos hijos y convirtiéndose en un clon de su madre. Darse cuenta de que hay pocas cosas más deprimentes que ver a personas que no han supuesto forma de evolución mental alguna respecto a sus padres. Igual de desinteresados, igual de amargados, de no-vocacionales, de apresurados (pareja fija y preñados cuanto antes).
Ahora la chica y yo nos saludamos (y a veces ni eso) con un asentimiento. A su hija mayor ya le están creciendo las tetas. Cuando la madre me ve trajinando con algún libro no sé si siente algo parecido a la envidia o si cree que yo también debería tener ya hijos y la mirada vacía.
El padre de los críos, quién sabe dónde está…

Aún más deprimente ver a chicas y chicos que aun teniendo estudios siguen siendo iguales a sus queridos progenitores.

He estado pensando en que antes no votar en las elecciones era irresponsable, y que ahora creo ya, definitivamente, que es irresponsable hacerlo. Dudo mucho que vuelva a votar nunca más. Siempre me sentía como un títere cuando lo hacía, aunque me quisiera convencer a mí mismo de que era bueno para todos hacerlo.

Y algo interesante. Pensaba dedicar algún post del Tetas o el Proyecciones a aquellos que algunas (muchas) veces me leyeron pero que ya no me leen aunque sepan que podrían seguir haciéndolo de vez en cuando. Pero no quería que sonara a rencor, sino más bien a una broma con cierto trasfondo de tristeza. Creo que si alguna vez ganara un premio importante, se lo dedicaría a todos aquellos que alguna vez pensaron que jamás lo conseguiría.

Hay gente que se enfada cuando pierde algo de valor en su vida, reaccionan rechazándolo como si nunca lo hubieran querido. Con ese orgullo estúpido, ese orgullo tan significativo, por otra parte, como producto de nuestra educación. Reaccionan, por decirlo así, con ira, intentando resarcirse.
Sin embargo, yo solo entristezco.

Palabras que no me gustan dadas las circunstancias: «Agenda», «Emprendedor», «Examen».

Tetas del día (lo son)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s