Uff, otro pesado que quiere pensar por sí mismo…

Este va a ser otros de esos posts crispados del Mierdas (ya he hablado alguna vez sobre la libertad que te da el no ser periodista ni líder de opinión). Va a ser otra tocada de huevos general de las que nos afectan a todos. La culpa la tiene la entrevista de la contra de La Vanguardia de hoy, una sección ya mítica en la que se suele entrevistar a gente de esa tan peligrosa, esos tíos y tías que piensan por sí mismos y a los que no les importa jodernos la fiesta de turno. Y lo más importante, son tíos y tías que suelen sacar conclusiones que no solo chocan de frente con las maneras de vivir que damos por correctas, sino que además encajan sospechosamente muy bien con nuestras acciones en contraposición con lo que queremos creer que es más lógico o coherente.
El entrevistado es un tal Christopher Ryan, un psicólogo de 50 años que se dedica a estudiar la relación del ser humano con el sexo.
A continuación, algunas de las preguntas y respuestas más peligrosas:

 

¿Nuestros antepasados eran unos hippies?

Algo parecido. El 95% de nuestro tiempo en la Tierra desde que somos hombres hemos vivido nómadas, en grupos pequeños, con mucha libertad sexual y sin control de los recursos por parte de nadie. Y el estatus de la mujer era alto porque tenía acceso directo a la comida, sabía protegerse de los animales salvajes y tratar enfermedades.

Pero eran ellos los que cazaban.

La caza no era el alimento básico. La mayor parte de la comida llegaba a través de las mujeres: plantas, insectos, semillas, ratas…

No es lo que nos han contado.

Nos han contado que el paso a la agricultura fue un gran salto hacia delante. Cuando en realidad fue una catástrofe reciente.

[…]

¿La era agrícola convirtió a la mujer en propiedad del hombre?

Sí. Como consecuencia de la propiedad privada y la herencia, por primera vez en la historia de nuestra especie, la paternidad se convirtió en una preocupación primordial; así nació la familia nuclear y la vida sexual de la mujer comenzó a ser controlada. También empezaron las guerras por los bienes y las enfermedades a causa de hacinamiento.

[…]

¿La monogamia no está en nuestra naturaleza?

El sexo funciona como lubricación social, para establecer y mantener las relaciones. Ir en contra de nuestra naturaleza nos hace sufrir. No estoy haciendo apología del sexo libre, pero creo que vale la pena saber quiénes somos.

[…]

Si la mujer, tal como dicen, tiene menos libido y lo que le importa es el amor, ¿por qué hace más ruido durante el sexo? Entre los primates promiscuos, cuando copulan, la hembra hace llamadas para atraer a más machos.

¿Por qué las mujeres son multiorgasmicas y los hombres se agotan tan rápido?

Sólo tiene sentido si miras atrás y descubres que en la prehistoria una mujer tenía cinco amantes, a veces en la misma noche. Los hombres siempre están preparados para el sexo, a la mujer le cuesta más arrancar, pero una vez que arranca parece insaciable.

 

No sé vosotros, pero para mí todo esto casi requeriría de un aviso a familias y parejas “estrictas” encabezando la entrevista, algo como: “Esta sección podría dañar su sensibilidad”. Es curioso cómo con dos o tres teorías que tienen tanto peso o credibilidad como las vigentes, todo nuestro sistema de emociones controladas y moral se va a tomar por ****. Pero claro, olvido que la gente cree en todo eso de la madurez y el “todos a una”, y quizá se vive mejor equivocados en grupo que solo con la probable verdad. (Y que conste que yo soy ridículamente monógamo, podría emocionarme con una representación teatral de “Romeo y Julieta” interpretada por ranas muertas movidas por hilos…)
En cualquier caso, está claro que la entrevista da nuevos y escalofriantes significados a frases como: “Cariño, esto no es lo que parece”…

¿Este juego no habrá sido siempre una de tantas tapaderas?

Anuncios

7 pensamientos en “Uff, otro pesado que quiere pensar por sí mismo…

  1. En este marco, es también interesante el origen del tabú del incesto.
    En el lugar en donde vivo, existen piedras gigantes cerca de un río donde, en un ritual sagrado, todas las mujeres de la tribu se recostaban a ofrendar su sangrado menstrual a la Luna.

    Un beso!

  2. Esto va a sonar un poco feminista, pero antes de las grandes religiones, las féminas eran las que cortaban el bacalao, por el echo de dar vida, las primera deidades eran a la fertilidad.
    Siempre he pensado que para el hombre era como un trofeo, mejor tener guardadito no sea que ella mandase más XD.
    Creo que tienes toda la razón con lo del Twister jejej

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s